Un cirujano ortopedista pediatra y padre habla de portear a su bebé

Portear a su bebé es una de las mejores formas de mantener a su bebé cerca mientras vive su día a día. Permite reforzar el vínculo entre padre e hijo, y le ofrece comodidad y diversión al moverse de un lugar a otro. 

Existe mucha información errónea en la internet sobre la seguridad de portear bebés en respecto a la displasia de cadera y problemas de la espalda como la espondilosis (fractura por estrés en la espalda) o espondilolistesis (fractura por estrés en la espalda causando mala alineación de las vertebras). Estas reclamaciones usualmente provienen de fuentes sin fondo científico o revisión por pares. No existe evidencia que portear bebés modernamente per se cause problemas de la espalda o cadera. Ciertas culturas como los Esquimales Inuit tienen una frecuencia anormalmente alta de displasia de cadera y espondilosis/espondilolistesis y se piensa es por dos causas. La primera es una predisposición genética en algunas poblaciones como los Esquimales Inuit hacia estos problemas debido a diferencias anatómicas en como se construyen sus espaldas o caderas. La segunda razón es que los Inuit usan un tipo de portabebés llamado “papoose” que sostiene las piernas del bebé juntas y apretadas y es adherido a una superficie rígida por largos periodos de tiempo a la vez. Esta es la peor posición para las caderas, en un infante, ya que fuerza las caderas a sufrir aducción y genera estrés el cual resulta en la bola del fémur siendo dislocada de la cadera. La tabla rígida transfiere todos los movimientos del padre caminando al “papoose”, y esto resulta en la espalda del bebé sufriendo de delicados problemas en las vertebras. 

Como una persona que atiende a infantes y niños con problemas de cadera y espalda, la pregunta que más comúnmente recibo es: “Doctor, ¿qué portabebés es más seguro para mi hijo?” Mi respuesta es que deben buscar un portabebés que mantenga la cadera en una posición segura todo el tiempo, y sea flexible y suave para disipar los impactos de caminar a los huesos del bebé. La posición segura para la cadera de un bebé es de abducción (piernas separadas) y flexión (rodillas y caderas dobladas en ángulos de 90 grados con respecto al torso). Esta es la posición que artefactos de tratamiento como el Arnés Pavlik aplican para mejorar la displasia de cadera sin cirugía. Muchos portabebés modernos logran esto hasta cierto grado, aunque algunos en los cuales cuelga la entrepierna no se abduce o presenta flexión de la cadera lo suficiente para que yo lo considere seguro para poner a mi bebé, y menos aún para recomendarlos a otros padres y pacientes. La razón por la cual mi esposa y yo creemos en el Portabebés Ergobaby es que el bebé siempre está en una posición segura para la cadera mientras al mismo tiempo es flexible y absorbe los impactos al caminar, lo cual lo hace seguro para la espalda de nuestro bebé. El Portabebés Cuatro Posiciones 360 es un avance aun mayor en seguridad ya que mantiene al bebé en una posición saludable para sus caderas sin importar si esté mirando hacia adentro o hacia afuera. De esa forma, el padre puede disfrutar de la opción de poner al bebé mirando hacia afuera si así lo desea, sin comprometer la seguridad de cadera o espalda del bebé.

Mi esposa y yo personalmente usamos el Ergobaby 360 con nuestro bebé, Coco (que siempre encuentra alguna manera de quedarse dormido en el portabebés sin importar donde estemos). Cuando Coco crezca lo suficiente y sienta la curiosidad de ver el mundo con sus propios ojos, nos sentimos seguros dándole vuelta, una vez sepamos que su control de cuello y cabeza sea fuerte para que ella se mantenga siempre vertical al disfrutar de sus aventuras. 

En conclusión, portear a sus bebés es una manera segura y efectiva de transportar a su infante, con tal que su portabebés mantenga la cadera en la posición saludable y sea suave y flexible para disipar los impactos sentidos al caminar. Por favor consulte a su pediatra o cirujano ortopedista pediatra si tiene alguna duda o inseguridad. 

Robert Cho, MD

Doctor Robert H. Cho es un cirujano ortopedista pediatra y Asistente de Profesor Clínico de Cirugía Ortopédica en la Universidad de Los Angeles, California (UCLA) y un miembro de la Junta Medica de Asesoría Ergobaby. Está activamente involucrado en la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos, Sociedad Pediatra Ortopédica de Norte America, y la Sociedad de Investigación de Escoliosis. Ha presentado numerosos estudios alrededor del mundo sobre los efectos de la cirugía para escoliosis y deformidad de extremidades y como mejorar la seguridad y eficiencia de las cirugías. Dr. Cho vive en Los Angeles, California, con su esposa y dos hermosas hijas. 

Comentarios (0)